lunes, julio 15, 2024
InicioMUNDOBolivia: Los golpes ya no son como antes

Bolivia: Los golpes ya no son como antes

Con el general boliviano Juan José Zúñiga esposado y con Luis Arce Catacora afianzado en el poder, terminó la intentona golpista que fue noticia mundial en la víspera, en medio de tensiones en toda Latinoamérica por la intromisión norteamericana.

De acuerdo a medios de comunicación bolivianos, este 24 de junio el general declaró ante un medio de comunicación que impediría a toda costa que Evo Morales sea nuevamente presidente, incluso actuando directamente para detenerlo.

“El señor Morales ya ha sido presidente tres, cuatro gestiones, re, re, reelegido. Legalmente, está inhabilitado”, insistió. Y acotó: “Llegado el caso”, no permitiría “que pisotee la Constitución y que desobedezca el mandato del pueblo”, lo cual fue tomado como una amenaza.

Dichas declaraciones incomodaron al poder civil, el cual pidió su destitución, acto que se hizo oficial en la víspera.

De acuerdo a testimonios de políticos bolivianos, alrededor de las 2:30 pm (hora boliviana), el general estaba en su despacho negándose a aceptar su destitución e intentó un camino audaz: el golpe.

Por eso, cerca de las 3 de la tarde, se pudo observar un gran contingente de la policía militar en los alrededores de Palacio Quemado. El pasaje más dramático se dio cuando un vehículo militar embistió la puerta del palacio.

Poco después, se vio a Arce en imágenes de televisión encarando a Zúñiga en el pasillo del palacio: «Yo soy su capitán y le ordeno que repliegue a sus soldados y no voy a permitir esta insubordinación”, le dijo el mandatario al comandante del Ejército.

Mientras tanto, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, denunció que se trató de un intento de golpe de Estado. “La plaza Murillo ha sido tomada por militares y tanques. Es un intento de golpe de Estado. El pueblo está en alerta para defender la democracia”, dijo al canal Red Uno.

Fuentes informadas del hermano país indicaron que, si bien tenía al ejército consigo, no tenía a los mandos de las otras armas ni tampoco el apoyo de otros sectores políticos.

“Nunca vi un golpe donde un general saluda al presidente”, indicó un periodista, quien señaló que se trató de un acto aislado y no tuvo eco, ni en el transporte, ni en las calles, ni en otras zonas del país.

Para las oficialistas, esta es la razón por la que el golpe no prosperó. Además, tampoco estaban comprometidos los políticos. Cabe recordar que, a diferencia del golpe dirigido por Jeanine Añez, hasta los políticos de oposición se opusieron al golpe.

Cerca de las 5 de la tarde, se pudo observar cómo Luis Arce juramentó a los nuevos mandos militares, conjurando así el peligro de golpe. En tanto, una multitud de bolivianos se había movilizado en apoyo a su presidente.

¿Teatro?

A partir de este hecho es que, en Bolivia se habla de una puesta en escena digitada por el propio Arce, quien en la actualidad atraviesa una dura crisis política y social por la falta de dólares, la escasez de combustible y el malestar económico.

En Bolivia, actualmente hay una lucha trabada entre los parlamentarios que están del lado de Arce y los que están del lado de Evo Morales, por lo que el gobierno no puede impulsar sus iniciativas legislativas.

A pesar de esto, fue el mismo Evo Morales el primero en denunciar el intento de golpe y llamar a movilización poco después de conocerse el intento de golpe.

Con todo, en horas de la noche, las fuerzas del orden detuvieron al general y posteriormente lo presentaron ante la prensa como un símbolo de victoria.

NOTICIAS SIMILARES

Populares